Alzheimer: Todo lo que necesita saber sobre la enfermedad

La enfermedad de Alzheimer es una forma progresiva de demencia. La demencia es un término más amplio para las condiciones causadas por lesiones cerebrales o enfermedades que afectan negativamente a la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Estos cambios interfieren con la vida diaria.

De acuerdo con la Asociación de Alzheimer, la enfermedad de Alzheimer representa entre el 60 y el 80 por ciento de los casos de demencia. La mayoría de las personas con la enfermedad reciben un diagnóstico después de los 65 años. Si se diagnostica antes de esa edad, generalmente se le llama enfermedad de Alzheimer de inicio temprano.

No hay cura para el Alzheimer, pero hay tratamientos que pueden retrasar el avance de la enfermedad. Aprenda más sobre los fundamentos de la enfermedad de Alzheimer.

Datos sobre el Alzheimer

Aunque muchas personas han oído hablar de la enfermedad de Alzheimer, algunos no están seguros de lo que es exactamente. Aquí hay algunos hechos sobre esta condición:

  • La enfermedad de Alzheimer es una condición crónica en curso.
  • Sus síntomas aparecen gradualmente y los efectos en el cerebro son degenerativos, lo que significa que causan un lento declive.
  • No hay cura para el Alzheimer, pero el tratamiento puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y puede mejorar la calidad de vida.
  • Cualquiera puede contraer la enfermedad de Alzheimer, pero ciertas personas tienen un mayor riesgo de padecerla. Esto incluye a las personas mayores de 65 años y a las que tienen un historial familiar de la enfermedad.
  • El Alzheimer y la demencia no son lo mismo. La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia.
  • No hay un único resultado esperado para las personas con Alzheimer. Algunas personas viven mucho tiempo con daños cognitivos leves, mientras que otras experimentan un inicio más rápido de los síntomas y una progresión más rápida de la enfermedad.

Demencia vs. Alzheimer

Los términos «demencia» y «Alzheimer» se utilizan a veces indistintamente. Sin embargo, estas dos condiciones no son las mismas. El Alzheimer es un tipo de demencia.

La demencia es un término más amplio para las afecciones con síntomas relacionados con la pérdida de memoria, como el olvido y la confusión. La demencia incluye condiciones más específicas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, las lesiones cerebrales traumáticas y otras, que pueden causar estos síntomas.

Las causas, los síntomas y los tratamientos pueden ser diferentes para estas enfermedades. Obtenga más información sobre cómo se diferencian la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Causas y factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Los expertos no han determinado una sola causa de la enfermedad de Alzheimer, pero han identificado ciertos factores de riesgo, incluyendo:

  • La edad. La mayoría de las personas que desarrollan la enfermedad de Alzheimer tienen 65 años o más.
  • Historial familiar. Si usted tiene un familiar inmediato que ha desarrollado la condición, es más probable que la contraiga.
  • Genética. Ciertos genes se han relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

Tener uno o más de estos factores de riesgo no significa que usted desarrollará la enfermedad de Alzheimer. Simplemente aumenta su nivel de riesgo.

Para saber más sobre su riesgo personal de desarrollar la enfermedad, hable con su médico. Aprenda sobre las placas amiloides, los ovillos neurofibrilares y otros factores que pueden causar la enfermedad de Alzheimer.

El Alzheimer y la genética

Aunque no hay una causa identificable de Alzheimer, la genética puede jugar un papel clave. Un gen en particular es de interés para los investigadores. La apolipoproteína E (APOE) es un gen que se ha relacionado con el inicio de los síntomas del Alzheimer en los adultos mayores.

Los análisis de sangre pueden determinar si usted tiene este gen, lo que aumenta su riesgo de desarrollar Alzheimer. Tenga en cuenta que incluso si alguien tiene este gen, es posible que no contraiga Alzheimer.

Lo contrario también es cierto: alguien puede padecer Alzheimer incluso si no tiene el gen. No hay forma de saber con seguridad si alguien desarrollará Alzheimer.

Otros genes también podrían aumentar el riesgo de padecer Alzheimer y de aparición temprana de la enfermedad. Obtenga más información sobre el vínculo entre los genes y la enfermedad de Alzheimer.

Síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Todo el mundo tiene episodios de olvido de vez en cuando. Pero las personas con Alzheimer muestran ciertos comportamientos y síntomas que empeoran con el tiempo. Estos pueden incluir:

  • Pérdida de memoria que afecta a las actividades diarias, como la capacidad de cumplir con las citas
  • Problemas con tareas familiares, como el uso de un microondas
  • Dificultades en la resolución de problemas
  • Problemas con el habla o la escritura
  • Desorientarse sobre los tiempos o lugares
  • Disminución de la capacidad de discernimiento
  • Disminución de la higiene personal
  • Cambios de humor y de personalidad
  • El retiro de los amigos, la familia y la comunidad

Etapas del Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad progresiva, lo que significa que los síntomas empeorarán gradualmente con el tiempo. El Alzheimer se divide en siete etapas:

  • Etapa 1. No hay síntomas en esta etapa pero puede haber un diagnóstico temprano basado en los antecedentes familiares.
  • Etapa 2. Aparecen los primeros síntomas, como el olvido.
  • Etapa 3. Aparecen leves impedimentos físicos y mentales, como la reducción de la memoria y la concentración. Estos pueden ser sólo perceptibles por alguien muy cercano a la persona.
  • Etapa 4. El Alzheimer se diagnostica a menudo en esta etapa, pero aún se considera leve. La pérdida de memoria y la incapacidad de realizar las tareas cotidianas es evidente.
  • Etapa 5. Los síntomas moderados a severos requieren la ayuda de los seres queridos o de los cuidadores.
  • Etapa 6. En esta etapa, una persona con Alzheimer puede necesitar ayuda con las tareas básicas, como comer y vestirse.
  • Etapa 7. Esta es la etapa más severa y final del Alzheimer. Puede haber una pérdida del habla y de las expresiones faciales.

A medida que una persona progresa en estas etapas, necesitará cada vez más apoyo de un cuidador. Obtenga más información sobre cómo progresan las etapas del Alzheimer y las necesidades de apoyo que son probables para cada una.