Ya está vigente la Ley de Portabilidad Financiera

Este martes 8 de septiembre entró en vigencia la Ley de Portabilidad Financiera en toda la nación Chilena, lo que quiere decir que todas las personas que tengan cuentas bancarias podrán cambiarse de institución. 

Todos los ciudadanos que posean cuentas de ahorro, cuentas vistas, chequeras electrónicas, líneas de crédito, tarjetas de crédito y débito, créditos hipotecarios, de consumo, automotrices, entre otros, podrán solicitar el cambio de institución financiera, gracias a la nueva ley. 

En cuanto a los beneficios de esta ley, uno de ellos es el aumento de la competencia en el mercado, así como la reducción en tiempo y costos que demora el trámite de cambio de institución; todo esto con la intención de favorecer a las personas para que tengan un mejor acceso a servicios financieros de calidad.

Es por esto, que se podrá elegir el banco de acuerdo a las necesidades y preferencias del cliente sin inconvenientes al momento de crear su cuenta.  De tal manera, que las empresas deben mejorar sus servicios para mantener la clientela.

Pasos para realizar el trámite: 

El primer paso es dirigirse al banco donde se posee la cuenta y los servicios derivados de ella, para solicitar el certificado de liquidación. Éste es el documento que se otorga sin costo alguno, donde específica la lista de productos a su nombre.  

Luego de tener el certificado debe dirigirse al banco que eligió para entregar dicho documento y pedir la portabilidad financiera, función que queda a cargo de las entidades respectivas.

Asimismo, existe la posibilidad de comunicarse directamente con el banco que desee afiliarse y solicitar una cotización

Entidades financieras contempladas para aplicar la ley

Con relación, a las entidades que están disponibles y se debe acudir para beneficiarse de las oportunidades, que brinda dicha norma, se encuentran los bancos, las compañías de seguros, los agentes administradores de mutuos hipotecarios endosables, las, cooperativas de ahorro y crédito, cajas de compensación, instituciones que coloquen fondos de manera masiva (por ejemplo, empresas que otorgan créditos automotrices) y los emisores de tarjeta.

Modalidades de la portabilidad

Existen dos formas de portabilidad financiera la primera se conoce como estándar y va dirigida a todos los productos financieros, en cuanto a la segunda, se define como subrogación y está relacionada con los créditos de garantía real, como los bienes, tales como préstamos por adquisición de inmuebles, motos, carros, entre otros.

Autoridades hablan al respecto:

El ministro de Hacienda Ignacio Briones expresó su punto de vista, con respecto al tema, por lo que profundizó en los propósitos de la nueva jurisprudencia dejando como ejemplo lo siguiente:

 «Supongamos que una persona tenía un crédito hipotecario por 3 mil UF, algo así como 80 millones de pesos. Ese era el crédito hipotecario, lo había tomado a una tasa del 5%, un dividendo mensual a un plazo de 20 años del orden de 560 mil pesos y de repente se da cuenta de que el banco del lado u otra institución financiera está ofreciendo un crédito hipotecario a una tasa del 3%. Antes tenía un dividendo de 560 mil y hoy día pasaría a tener un dividendo de 475 mil. Es decir, me ahorré 85 mil pesos todos los meses en dividendos”, detalló. 

Tiempos para realizar trámites De portabilidad 

Los plazos de la portabilidad varían de acuerdo a la diligencia de cada cliente, existe un tiempo de 30 días para que el banco donde se va a realizar el cambio, recabe toda la información del nuevo cliente.

En cuanto, a la oferta de portabilidad en la nueva institución solo se estiman siete días para esa gestión. Por último, solo un día tarda la oferta en ser aceptada y al siguiente ya el cliente puede disfrutar de los servicios de su nueva institución. 

Ley de Portabilidad Financiera, favorecerá a más 13 millones de ciudadanos incluyendo micro y pequeñas empresas.